miércoles, 5 de abril de 2017

Un mal sueño

Hoy me desperté sobresaltado. Soñé que vivía en un mundo “low cost”, y “fast everything” en el que las palabras mágicas que abrían las puertas del éxito eran “gratis” y “rápido”. Era un planeta plagado de fronteras artificiales en el que todos sus habitantes se agrupaban en tribus, cientos de miles de tribus, enfrentadas entre sí, gobernadas por un estulto repeinado que trataba de dirigirlo todo con órdenes de no más de 140 caracteres, y que pensaba que dirigir un estado no era muy distinto que dirigir una empresa.

Entre la gran diversidad de tribus, pude distinguir la de las buenas y la de las malas personas, aunque cualquiera podía cambiar libremente de la una a la otra a su antojo. También había personas guapas y feas, listas y tontas, pobres y ricas, heterosexuales y LGTBI, religiosas y ateas, de izquierdas y de derechas incluso también de centro que paseaban también a placer de un lado al otro de la calle. Había las altas y las bajas, las trabajadoras y las vagas, las violentas y las pacíficas, y así toda la población se repartía en tribus, cada una de las cuales odiaba convenientemente al resto y adoraba con fe ciega a la propia.

Los niños, aprendían desde pequeños que las habilidades nacen con uno y que el esfuerzo era una absurda pérdida de tiempo. Sus padres les protegían de todo mal y los profesores trataban en vano de inculcarles un concepto prohibido: “la pasión por aprender”. ¿Aprender para qué?

Era un mundo sin razón, sólo de sentimientos. Emotivo y primario en el que era tan difícil encontrar respeto como una pared limpia.

Por suerte solo era un sueño. ¿Se imaginan que ese mundo fuera real?


jueves, 16 de febrero de 2017

Hemos lanzado Punto Crítico

Hoy quiero recomendaros que visitéis nuestra nueva página:



Una de las pocas páginas para adultos en la que no veréis desnudos, salvo en alguna obra de arte, o de las pocas páginas de la red que no hará daño a niños, ni a adolescentes, ni a jóvenes, ni a adultos, ni a ancianos.

Alimento de mentes inquietas y lugar de reposo de una verdad que reconocemos inabarcable.

Una página sin tiempo que nos ayudará a todos a comprender la evolución del pensamiento humano. Sócrates, Spinoza, Voltaire, Locke, Gramsci o Chossudovsky, son unos pocos de nuestros "becarios".

Estoy seguro de que gustará a aquellos que con cierta frecuencia os dejáis caer por este blog.

viernes, 21 de octubre de 2016

Neofranquismo histórico

Artículo 6 – Constitución Española: “Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos”.

Es decir, los Partidos Políticos son LA POLÍTICA. Pero algo está siendo, por fin, evidente, tras tantos años de no querer saber: la estructura de estos diques de contención de la voluntad popular NO ES DEMOCRÁTICA. El trágico P$*e nos lo ha comunicado: La democracia directa es el enemigo del sistema; no la pueden controlar. Los Partidos diseñados por el Constituyente franquista son el instrumento para negar el pluralismo político, para evitar la formación de la voluntad popular y la misma participación política. Desde luego su democracia es “orgánica”; franquista.

Pero en estos momentos estamos comenzando a percibir una nueva disfuncionalidad del sistema constituido por los Falangistas y los tecnócratas: LOS PARTIDOS POLÍTICOS SON FINES EN SI MISMOS. Ahora vemos que hay Partidos con poder real, caso de Ciudadanos o Compromís, SIN APENAS MILITANTES; y otros, caso del P$*e, con tan pocos militantes que sus “casas del cacique, digo, del Pueblo” están deshabitadas (¿Cuántos militantes tiene este partido sistémico? ¿Descontamos fallecidos? No creo que lleguen a los 150.000, en un Estado con más de 8.000 municipios …).

Los Partidos, sin militancia, o con militantes capitidisminuídos por las  políticas “internas”, solo para los ojos de sus dirigentes cooptados (¿todos?) (PPP$*e-IU-Cs-Ps) de sus señoritos, SOLO SE RELACIONAN CON EL PODER NO DEMOCRÁTICO; CON EL PODER FINANCIERO.

Esta es, pues, la Democracia de este Neofranquismo histórico: todo por el partido pero sin los militantes. Todo por el pueblo pero sin el pueblo. Lo que es hasta divertido, es que esta pandilla de psicópatas, carentes de la menor empatía, con una visión oceánica de la realidad, en la que “el otro” no se diferencia de “ellos”, y que por ello son incapaces de ponerse en su lugar; incapacitados para la vida en común, AHORA HASTA LO DICEN PÚBLICAMENTE. El pueblo soy yo; no, no, soy yo; que no, que soy yo (trasfondo común del discurso de TODOS los partidos mediáticos). DEMOCRACIA VIGILADA = FASCISMO. Eso fue la Tra (ns) ición del Franquismo (dictadura nacional) al Globalismo dictatorial (dictadura mundial); el Poder lejos del pueblo, defendido por ejércitos policiales. ¿Poder Popular? ¿O poder del Sistema MEDIANTE los Partidos Populistas? Las cosas van tomando forma; esta vez, la forma de la realidad subyacente al discurso falsario. Sólo nos falta organizarnos como resistencia o que nos sigan organizando desde la falsedad de la opinión pública creada mediáticamente.

¡VIVA LA REPÚBLICA FEDERAL!

Nota: Navidad de 1969, extracto del discurso del dictador a la nación: "Respecto a la sucesión a la Jefatura del Estado, sobre la que tantas maliciosas especulaciones hicieron quienes dudaron de la continuidad de nuestro Movimiento, todo ha quedado atado, y bien atado, con mi propuesta y la aprobación por las Cortes de la designación como sucesor a título de Rey del Príncipe Don Juan Carlos de Borbón. Dentro y fuera de España se ha reconocido, tanto con los aplausos como con los silencios, la prudencia de esta decisión trascendental."


viernes, 23 de septiembre de 2016

Ayer y hoy del 15M

Hace ya cinco años de aquel 15 de mayo en el que, presuntamente, un SMS enviado por sabe dios quien, se extendió de forma viral y movilizó a miles de ciudadanos animándolos a tomar las plazas y, siguiendo el consejo de Stéphane Hessel en su libro “¡Indignaos!”, publicado justamente el año anterior, mostrar su indignación contra un sistema que ha demostrado una y otra vez no tener ninguna consideración o siquiera el mínimo aprecio por el bienestar de los ciudadanos y por la defensa de sus derechos fundamentales.

Las flagrantes injusticias de los sucesivos gobiernos que se mostraron sin vergüenza, fuertes con los débiles y débiles con los fuertes, alimentaron de indignación la voluntad de cientos de miles de ciudadanos que deseaban morir como súbditos para renacer como personas libres.

La historia se ha escrito siempre de arriba abajo, y en sus libros se habla casi exclusivamente del poder y de lo que los seres humanos son capaces de hacer por poseerlo.

La RAE es prolija en definiciones de la palabra poder, pero quizá la que mejor describa, en mi opinión, ese concepto sea la siguiente: “Dominio, imperio, facultad y jurisdicción que alguien tiene para mandar o ejecutar algo.” El verdadero poder es por tanto la capacidad de hacer cumplir los propios deseos, la posibilidad de guiar, orientar o incluso doblegar las voluntades ajenas, igual da el fin con que se haga, o más simple aún, la facultad de ser obedecido.

Como seres gregarios, necesitamos normas de convivencia, como jerárquicos, necesitamos un pastor que nos guíe pero, ¿somos todos gregarios y todos jerárquicos? Rotundamente no.

De igual modo que hay personas que socializan con dificultad y buscan deliberadamente la soledad, también hay gente que rechaza el sometimiento a una voluntad ajena y viceversa. Son por tanto enemigos del poder en cuanto que si su actitud se extendiera a toda la sociedad, el concepto de poder, dejaría de tener sentido alguno.

Quizá una buena parte de los que salieron a la calle el 15M eran de esta clase y lo digo basándome en el desencanto que a cinco años vista percibimos en muchos de aquellos que con tanta desconfianza replegaron sus tiendas de campaña en la Puerta del Sol de Madrid el día que todo terminó. No huían, sólo creían que aquello continuaría hasta tomar la forma que tanto deseaban.

Se usaban palabras grandilocuentes como “empoderamiento” o “transversalidad” palabras que suenan a música celestial en los oídos de un no jerárquico y que, unidas a otra no menos hermosa: “igualdad”, le hacen creer a uno que la libertad personal no es una quimera, sino simplemente una utopía cercana.

Todo parecía ir encaminado, hasta que, poco a poco las bambalinas fueron dejando entrever lo que tras ese movimiento había. Muchos, los gregarios jerárquicos, han encontrado sus nuevos pastores y siguen, sirven y defienden con vehemencia a sus nuevos líderes y confían ciegamente en ellos porque saben, equivocados o no, que les guiarán bien. Otros, los no jerárquicos, se han desencantado ya de todo aquel espejismo, tras ver lo que la implacable verdad fue dejando ver, que el problema sigue estando en el poder mismo y la incapacidad de quienes lo desean de no embriagarse de él.

Era evidente que los poderosos que se sentían amenazados, iban a activar todas sus defensas y revisar con lupa a los nuevos candidatos a salvadores patrios, y entre cientos de mentiras publicadas en los mentideros oficiales de uno y otro color, se colaba de vez en cuando alguna verdad para la que no se encontraba una explicación satisfactoria.

Así, aparecieron millones de euros de subvenciones de orígenes diversos, negados unas veces y admitidos otras, maniobras de dudosa legitimidad en los centros universitarios de los que algunos de estos nuevos rostros procedían, y financiaciones de países extranjeros, que, si bien se negaron una y otra vez incluso en sede judicial, no recibieron explicaciones adecuadas, puesto que se trataba de donaciones canalizadas a través de terceros, de modo que puede que A no financie a B, pero también puede que A financie a C y que sea C quien financie luego a B, maniobra extraordinariamente simple que tranquiliza al sistema judicial y sin duda alguna a los jerárquicos, pero en absoluto a quienes no lo son.

Hoy todo parece claro. Los nuevos líderes resultaron ser como los viejos, y la nueva política, resulta que peinaba canas y usaba crema antiarrugas.

El parlamento ha ganado en colorido, ahora los que no nos representan son más jóvenes, visten de manera informal, - perdón, quizá debí haber dicho: “casual”- lucen cuidadas melenas y rastas, modifican las fórmulas de juramento para hacerse notar y aplauden sólo a los suyos porque hay que defender el territorio ideológico como propio, aunque a veces sea coincidente al 100% con el del “enemigo”.

Han demostrado adaptarse rápido a la retórica del resorte, esa que salta automáticamente cuando alguien ataca a un compañero de partido y que nos permite ocultar la verdad un rato en el bolsillo trasero de nuestro vaquero de Zara, hasta que el rubor se calme, sabedores ya de que, con el tiempo, el rubor dejará de existir, y la verdad anidará permanentemente en el cajón de la mesilla de noche, donde las cosas no molestan ni para dormir.

El movimiento resultó ser como el capote de un torero que escondía la pared contra la que nos descornamos una vez más, como ese golpe de estado que el dictador se organiza a sí mismo para controlar a los disidentes.

¿Y ahora qué? se preguntan lo desencantados. Pues ahora sólo queda analizar los errores y volver a empezar, o tirar la toalla y esperar la muerte sentados en un rincón, empapando el suelo con las babas de nuestras quejas y el agua que salpique de nuestros baños de autocompasión que irán creciendo hasta ahogarnos.